top of page
  • webagtf

Carolina Buizu: “La terapia floral implica abrir tu corazón”

Terapeuta Floral en Panguipulli

“Lo que hagas, hazlo con amor”. Así lo sostiene la terapeuta floral Carolina Buizu desde el hermoso sector de Panguipulli, en la región de Los Ríos.

En este lugar recibe desde mediados del año pasado, y a tiempo completo, a diferentes personas que buscan encontrar solución o ayuda para transitar sus procesos personales.

Carolina Buizu hizo un cambio importante a nivel profesional. Dejó atrás un emprendimiento exitoso en el ámbito de la repostería para entrar en la vía de las flores y la terapia del Dr. Bach. “Mi sensación es que uno llega a las flores de Bach porque es tu momento. La vida te pone en este camino por alguna razón y siempre hay un sentido detrás”, nos cuenta al inicio de esta conversación.


Hoy se define como una persona feliz con lo que hace, atendiendo en una consulta que instaló a un costado de su casa en el centro de Panguipulli. Hasta allí llegan sus pacientes por recomendación de otros que han podido ver los beneficios de esta terapia natural. “Acá es muy importante el factor confianza, porque la mayoría de las personas viene con la ilusión de que a ellas también les va a funcionar el tratamiento”, explica.

En su consulta las personas encuentran un espacio seguro donde pueden expresarse sin tiempo límite, lo que permite que se sientan escuchadas y puedan dejar salir aquello que está en el fondo de sus problemas o condiciones de salud.

“Desde mi sentir, creo que la terapia floral implica abrir tu corazón, hacerte consciente de que existen heridas emocionales y que puede ser necesario revisarlas aunque eso signifique volver a abrirlas, ya que el propósito final es lograr observarlas desde otro ángulo que nos permita sanar. Creo que no todos están preparados para esto y que cada quien tiene su momento. Porque las flores dan un impulso pero tú también tienes que hacer un trabajo interno, hacerte cargo de lo que te pasa interiormente”, afirma.

Carolina hoy se declara una admiradora de la sensibilidad y del don del Dr. Bach para descubrir el poder de las flores y escoger sus 38 esencias. Por esta razón, también disfruta cuando al comenzar una sesión con un nuevo paciente se toma un tiempo para describir brevemente la historia detrás de este sistema terapéutico: “me gusta explicarles a mis pacientes que el Dr. Bach partió su trabajo como médico tradicional y que en su camino entendió que cada paciente es distinto. A veces la gente se cierra un poco al principio frente a las opciones más naturales y en esos casos les comento que esta terapia puede complementar un tratamiento convencional”.

En su experiencia como terapeuta ha podido observar muchas situaciones de adultos que buscan apoyo en la terapia floral para reconectar con su energía vital, cansados por las obligaciones y responsabilidades del actual sistema.

Mientras que en el caso de adolescentes le ha tocado acompañar procesos donde el miedo y las crisis de angustia son protagonistas, especialmente en contextos escolares.

Si bien hoy se encuentra radicada en Panguipulli, donde pasó gran parte de su infancia, Carolina ha vivido en diferentes ciudades del sur de Chile, pasando entre otras por Talca, Lanco, Temuco y Valdivia.

Sin embargo, algo siempre la hizo volver a la ciudad que la vio crecer y donde mucha gente la conoce. En este espacio transcurre hoy su vida, en compañía de sus dos hijos menores mientras su hija mayor estudia psicología en Temuco.

De todo esto también saca una conclusión significativa: “por algo volví y ya me enraicé acá. Hoy me hace sentido poder ayudar a mi gente”.


Dónde la puedes encontrar:

En Instagram @armoniza_centrobienestar



40 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page