top of page
  • AGTF

La mejor preparación emocional para padres, es que ellos trabajen consigo mismos.

Entrevista a Doris Gygi, Terapeuta Floral y Consteladora Familiar


Si pensamos en comprender, equilibrar o sanar nuestras emociones es habitual que sólo pensemos en “lo que siento, lo que me pasa”, o sea, en el YO. Si el conflicto es con otros y hemos ampliado la perspectiva, podremos reflexionar en “lo que me pasa con esa persona -o con ellos- y lo que a esa(s) persona(s) le pasa conmigo”, ampliando los factores implicados. Pero poco común y quizás insospechado es considerar que, si queremos sanar emociones, nuestros ancestros también juegan un rol en lo que vivimos y sentimos hoy.


De esto conversamos con Doris Gygi, terapeuta floral, de sintergética y docente de Flores de Bach, que hace más de 20 años en su natal Suiza conoció las Constelaciones Familiares, participando de una experiencia grupal muy removedora, donde pudo sentir en carne propia el dolor de una mujer a la que estaba representando, quien había sido arrebatada del lado de su hija para recluirla en un sanatorio mental: “En ese momento tuve un ataque de histeria muy heavy, no comprendía porqué estaba sintiendo eso y al terminar la actividad dije ´yo tengo que aprender sobre esto´, así es que decidí traerme a Chile todos los libros que pude sobre constelaciones en esa época” . Desde entonces, no sólo se convirtió en Consteladora ofreciendo talleres grupales, sesiones individuales y hasta Online desde la pandemia, sino que ha generado una poderosa sinergia entre la terapia floral, las constelaciones familiares y la sintergética, para ofrecer una sanación integral a sus pacientes.


“Las flores nos sostienen y los ancestros nos dan la fuerza desde atrás, los más cercanos que han vivido nuestra realidad son nuestros ancestros” reflexiona; explicando que las Constelaciones Familiares son “super lógicas, no hay nada supersticioso en ellas, ni hay algunos pocos elegidos que puedan ser consteladores. Son un trabajo sistémico basado en los órdenes del amor, como los llama Bert Hellinger”, padre de esta disciplina, que plantea que al ser parte de un sistema familiar, heredamos generación tras generación conflictos, preocupaciones y comportamientos guiados por una conciencia grupal o memoria colectiva, donde todos los miembros de la familia, vivos o muertos, están profundamente influidos por ella y unidos por estrechos lazos de amor y lealtad.



Doris, ¿Cómo llega a ser heredada o transmitida la información de los ancestros a nosotros?


Solamente hay que pensar en cómo llegó la vida a nosotros, porque necesitamos mínimo 2 personas para ser concebidos, una mamá y un papá, que en el mejor de los casos conocemos, pero a veces ni eso; desde allí recibimos nuestra información genética mediante el ADN y el ARN, pues ellos también tuvieron mínimo una mamá y un papá. Si vamos hacia atrás considerando sólo ese mínimo, vemos que en 12 generaciones hay 2048 personas que fueron necesarias para que hoy estés acá. De ellos, hemos heredado información de traumas, creencias, de diferentes culturas y tierras, que por lo general es mucho más grande que 2048 personas, pues varios hombres o mujeres que han tenido más parejas o más hijos, hay tíos, tías, algunos de ellos llegaron a tener vidas y otros no. Bert Hellinger, nos indica que cada persona del clan debe pertenecer. Cuando en la historia de nuestros ancestros ha habido familiares excluidos, no mirados, o duelos no hechos, por ejemplo, eso causa mucho desequilibrio en nuestra vida actual, mediante patrones heredados o mandatos subconscientes que repetimos hasta poder sanar la historia.



Imagino que esa necesidad subconsciente de pertenecer también va marcando una impronta emocional en nosotros


Totalmente, para pertenecer a un clan a veces tenemos que hacer cosas que no haríamos por nosotros mismos. Como un niño necesita un lugar seguro, ser visto y quiere ser parte, aprende ciertas cosas que se dicen y se hacen para pertenecer a su familia. Así surge un problema habitual con la culpa, en flores de Bach hablamos de Pine, algo super inculcado con el fin de pertenecer.


Bert Hellinger dice que cuando los padres se ocupan de lo que a ellos les duele, dejan libres a sus hijos.

A propósito de los niños, ¿su actitud emocional también podría estar relacionada con los ancestros y el sistema familiar? ¿Por ejemplo, en niños rabiosos o con pataletas intensas?


Claramente. Cuando un niño es chiquitito y no tiene la mente racional andando, como su gran amor es su madre -o padre si es una niña- él siente el dolor del alma de su madre y se ubica allí, representándolo, para que este sistema que le dio la vida se logre sostener. Es importante decir que los niños no se portan mal, ellos están mostrando lo que está sucediendo en la familia. Entonces si el niño me lo muestra, yo como adulto voy a buscar; así sano el sistema y se calma mi niño. Los niños con pataleta te muestran una madre sobrecargada, dejada sola, o que no conoce ni le fue entregada la energía femenina que cuida, que protege, e intenta hacerlo mejor que su mamá pero repite la misma historia pues tiene mucho miedo de ser como ella. Su trabajo será poder disfrutar de su hijo, verlo, poder conectar con el milagro que es un niño, atreverse a descubrir cuáles son sus alegrías, dones y herramientas que le fueron dadas para el resto de su vida y así poder fortalecerlo. Hay mucho manejo desde el miedo (en la maternidad), todas esas informaciones lindas que existe hoy en día pueden ponerte muy insegura si dejas de escuchar tu instinto maternal, temiendo que cada cosa que hagas puede ser el peligro de un trauma futuro, pero el trauma pertenece a la vida, sin el trauma no crecemos.



¿Qué deberían considerar entonces los padres que quieren trabajar en brindarles sanación y una mejor educación emocional a sus hijos?


Bert Hellinger dice que cuando los padres se ocupan de lo que a ellos les duele, dejan libres a sus hijos. La mejor preparación emocional para padres es que ellos trabajen consigo mismos, cuiden de la pareja, de cada uno dentro de la pareja, esto le da la calma y estabilidad al niño, porque lo que yo puedo darme a mí, llega gratis a mi hijo.



Y lo más habitual es hacerlo justo al revés, primero tratar a los hijos y después uno


¡Exactamente! los órdenes del amor también dicen que las jerarquías deben ser respetadas, el niño no puede mandar a la mamá porque es como si el niño fuera la mamá de su mamá, y eso les causa mucha inseguridad, pues los sitúa en un lugar poderoso, con una responsabilidad que todavía no pueden tomar. Si eso pasa, asume una exigencia de cuidar de sus padres, siempre sentirá que está a cargo de que el matrimonio de los padres no se desmorone, o que la mamá no caiga en depresión, o guardando el secreto de los engaños, lo que sea… acarrea mucha dificultad hasta adulto, les dificulta irse a vivir solos o hacer su vida.



Doris, ¿Cómo integras el trabajo de sanación de las constelaciones familiares con la terapia floral?


Como terapeutas tenemos cartas de las flores de Bach, entonces para hacer una constelación individual, en vez de figuras, hago que el paciente elija cartas. Si una madre trae a su hijo para terapia floral, le pido que elija una carta que represente a su mamá, su papá, él y su hermano y los hago ubicarlas sobre una mesa, siempre lo hago con los niños porque son geniales, por supuesto con su mamá presente. Viendo cómo ubican las cartas y lo que significa emocionalmente cada flor, ya ves dónde está situado el niño, si está al medio de los papás, si entre los hermanos hay una pérdida, si se pone detrás para controlar todo, si está ocupando el lugar de padre o está como padre de sus progenitores, a veces se nota que hubo un trauma al nacer, de acuerdo con las flores que salen y obviamente yo pregunto y vamos conversando con la mamá, porque no supongo cosas. Por lo general, después le mezclo esas mismas gotitas, más una que le ayude a integrar todas esas historias.



¡Qué bella sinergia! Y desde esa perspectiva, ¿hay algún recurso o visión de las constelaciones familiares que podría ser utilizado por los terapeutas aunque no tengan este entrenamiento?


Sin ser constelador, tú puedes perfectamente integrar en el corazón esta persona que falta en el sistema y desde ahí hablar con los pacientes, eso hace un cambio tan grande, porque sin decirlo, algo se ordena al estar todos incluidos. Por ejemplo, si la mamá trae al niño y están separada de su papá, antes de hacer la primera pregunta es necesario traer el papá al corazón del niño, porque él es leal a mamá y papá, necesita poder amarlos a ambos y desde ahí tendremos un terreno más llano para trabajar… Es energético, el traer alguien a mi corazón lo hace estar presente y no importa si está fallecido o si no está físicamente ahí, eso forma una dinámica donde el niño también puede ser quien es en su integridad, pues él es primero mitad papá y mitad mamá, y después empieza a nacer a su identidad.


Las emociones no son algo que podamos manejar desde la cabeza, son algo que nos sucede, entonces mientras menos quiero una emoción, más conflicto.

¿Cómo impactan estos mandatos subconscientes en nuestra vida adulta y en nuestras emociones?


Hay que aclarar que el 90% de lo que hacemos son movimientos del subconsciente, los realizamos sin saber, por amor al clan. Si yo soy mujer y vengo de un sistema de mujeres abusadas por cualquier índole, por haber sido abandonadas, por golpes, por alcoholismo o lo que sea, mi 90% va a estar enojada con cualquier hombre que sea mi pareja, por lo general mis parejas no me van a resultar, me van a abandonar, o cada vez que estoy por enamorarme bien me voy para poner el parche antes de la herida, por eso es tan importante trabajar la causa y la lealtad al sistema. Otro ejemplo que he visto mucho acá en Chile: un inmigrante que vino al país en situación de carencia y supervivencia, que se esforzó y llegó a formar un imperio, pero su hijo o su nieto luego lo pierden. Si yo tengo algo así en la cadena, una consecuencia emocional por lealtad sería sabotearme, no permitirme ser exitoso ni tener mucho dinero o que me vaya bien, porque mi abuelo lo perdió.



¿Y esos traumas o patrones familiares pueden manifestarse como problemas emocionales? Por ejemplo, cuando hay personas o familias completas que viven con sensación de mucha aprensión, miedo o angustia


Sí, en especial en el caso de los miedos, donde usualmente encontramos historias de duelos no hechos, muertes de personas jóvenes o por accidentes, que fueron tan traumáticas o brutales que no pudieron ser procesadas. Las emociones no son algo que podamos manejar desde la cabeza, son algo que nos sucede, entonces mientras menos quiero una emoción, más conflicto. Por ejemplo, la mayoría de las fibromialgias son rabias, defensas que no se pudieron usar en contra de una agresión de alguna índole. En una constelación podemos empezar a hacer orden, situando a cada uno en el lugar que le corresponde y respetar que los otros hicieron lo mejor que pudieron hacer, no juzgarlo. Uno empieza a liberarse y liberar esas emociones. Así como de los ancestros vienen muchas dificultades, también viene mucha fuerza que podemos tomar y recobrar con este trabajo sanador.



Salud Mental y Constelaciones Familiares


¿Los casos de enfermedades de salud mental crisis de pánico, bipolaridad, depresiones, también pueden estar reflejando algún trauma familiar?


Totalmente. La bipolaridad, autismo, esquizofrenia tienen que ver con violencia y con muertes en el sistema familiar, la epilepsia también. Cuando alguien ha matado a otro o se ha valido de tiempos excepcionales como la guerra para causar daño o un crimen con fines propios, eso se marca muy fuerte y se manifiesta como enfermedad en sus descendientes. También la bipolaridad puede venir si alguien transgredió algo sin tomar su responsabilidad en el asunto. En todos estos casos, al trabajar encontramos una dinámica de vida/muerte o de perpetrador/víctima que se repite. Las depresiones tienen mucho que ver con una tristeza no permitida en su momento, duelos no hechos, o enojos que no se han podido expresar, es uno de los temas muy lindos de trabajar constelarmente, allí por lo general hay mucho contenido sistémico. La crisis de pánico siempre tiene que ver con miedo a la muerte o un evento relativo a la muerte, alguien fallecido en el sistema a quien seguir, un aborto, o 7 años después del aborto según los ritmos de la vida; a veces se dan cuando un padre está a punto de morir, pues el hijo en su 90% subconsciente dice “yo lo hago por ti”


¿En qué circunstancias es recomendable considerar una sanación con constelaciones familiares?


Cuando hay algo en nuestra vida que nos duele, que nunca nos resulta o si tenemos una relación con nuestro padre, madre o hermanos que nos duelen o nos cuesta, es muy bueno hacer constelaciones familiares. Yo diría que ante cualquier emoción o síntoma de cuerpo que se queda estancado y no logro apaciguar el malestar o no sale de tu cabeza por 1 mes, yo iría a ver si hay alguna solución en constelaciones, en especial cuando estás entre los 21 y 42 años. Puedes ir a buscar mucho más atrás o puedes trabajar lo tuyo, y por lo general es muy lindo combinar las 2 cosas, porque saber de los ancestros es importante y puede ser muy revelador y lindo de vivir porque lo sientes, pero si tengo traumas, estas respuestas de ataque, huir o congelarme dentro de mí también lo debo trabajar porque sino la constelación no me sirve, y ahí entro en las terapia floral: cada persona lo hace a su manera, y eso es lo lindo de ser terapeuta, ver qué necesita mi paciente para que se pueda hacer consciente y después pueda elegir si lo quiere mantener o no.


Mensaje o perspectiva para los terapeutas florales desde esta visión:


Cada uno de los curadores también pertenece a una familia y un sistema, se ve en el nombre en latín de la planta, uno es la familia y lo otro es la individualidad, que difiere de la familia. Por eso también hay tantas diferentes expresiones de una misma flor. Dentro de un contexto, doy flores integrando la parte sistémica; por eso cuando trabajo con las cartas y las constelaciones, veo cómo se mueve ese sistema o cómo lo percibe este niño. De repente ese sistema asusta, entonces le doy Rock Rose, Aspen, Red Chestnut y Walnut, aunque no son las que flores que él eligió en las cartas. O puedes ver que eligió Sweet Chestnut para la mamá y que ella está angustiada, o Agrimony para el papá, y que el papá no está, entonces en el fondo debemos ver qué flor necesita este niño según el sistema donde vive. Y también si les interesan las Constelaciones Familiares, los invito a que compren un libro o participen de una constelación para vivirlo una vez y conocerlo, puede ser que vaya por su línea y puede ser que no. Eso es lo hermoso, que hoy tenemos muchas posibilidades para sanar.


Para participar de sesiones o talleres, puedes contactar a Doris Gygi al +569 9146 0541



208 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page